EM

Dos importantes clarinazos

In Anibal Acevedo Vila, Celeste Benitez, politica, Politics, Puerto Rico on February 23, 2011 at 12:07 pm

Logo original del Partido Popular Democrática de Puerto Rico

Por: Celeste Benítez

“Clarín: Pequeña trompeta usada para toques reglamentarios en las unidades montadas del ejército.” (RAE)

“Clarinazo: Toque fuerte de clarín.” (RAE)

El fin de semana pasado, en los predios del Partido Popular sonaron dos importantes clarinazos. El primero lo dio el ex gobernador Aníbal Acevedo Vilá el viernes pasado en Mayagüez. El segundo lo dio la ex gobernadora Sila Calderón el lunes pasado en la Fundación Luis Muñoz Marín deTrujillo Alto. Ambos discursos se ofrecieron como parte de los actos de conmemoración del natalicio del prócer, el 18 de febrero de 1898.

Aníbal comenzó sus palabras con una estupenda cita de Muñoz:

“La vida pública puertorriqueña me da en este momento la impresión de un niño entretenido, entusiasmado, apasionado largamente por juguetes, mientras su hogar se hace grietas y amenaza ruinas, mientras su familia se desespera y desintegra. Nosotros –todos los líderes de Puerto Rico en el campo político, en el económico, en el cultural– somos ese niño.”

El ex gobernador entonces reveló que Muñoz pronunció esas palabras en el 1936, cuando aún militaba en las filas del Partido Liberal y dos años antes de que fundara el Partido Popular en el 1938. Aníbal pasó entonces a comparar al Puerto Rico desastroso de 1936 al 1940 con el Puerto Rico de nuestros días y volvió a citar otro trozo de aquel mensaje del prócer:

“¿Qué hacemos? No hay más que una respuesta. Tenemos que crecer. Tenemos que crecer. Tenemos que crecer rápidamente. Tenemos que crecer hoy mismo. Y no es imposible hacerlo. No es ni siquiera difícil. Es más, es prácticamente inevitable que crezcamos.”

En ese proceso de crecimiento, añadió Aníbal, no sólo los líderes, sino el pueblo también tiene que crecer. Sin embargo, hoy corremos un gran peligro, advirtió el ex gobernador:

“Asumimos la peligrosa actitud de que de aquí a las próximas elecciones lo que hay que hacer es mirar para el otro lado y aguantar con resignación.

Y pregunto yo: ¿podemos esperar? (…) Creo, sinceramente, que el 2012 puede ser demasiado tarde. (…)

El mayor tributo que podemos hacerle hoy a Muñoz Marín es dejar de esperar. Es entender que lo que él hizo, lo hizo un pueblo. Sin pueblo, Muñoz no hubiera existido. Esa fue la principal lección que Muñoz aprendió de su padre, Luis Muñoz Rivera: la fuerza está en el pueblo. El pueblo de Puerto Rico, en su sabiduría, en su esencia interna, creó y formó a Muñoz. El Vate fue el instrumento de su pueblo, y no a la inversa. (…)

Hoy, si el liderato político, económico y social va a crecer — y repito, tenemos que crecer– es porque el pueblo así lo tiene que exigir. La fuerza está en el pueblo, y no a la inversa. El momento es ahora. El protagonista, el pueblo.”

Ese magnífico discurso de Aníbal Acevedo Vilá fue un claro llamado a los líderes del PPD y a todos los puertorriqueños a abandonar la pasividad y el silencio, y a crecer en los usos de la democracia y en la defensa de nuestros derechos.

El discurso de Sila Calderón fue también otro llamado a la acción, inspirado en la obra ingente de Luis Muñoz Marín. La ex gobernadora comenzó estableciendo el contraste tremendo que existe entre aquella época y nuestro presente:

“Sin embargo, en los últimos tiempos, el País de nuestros anhelos se ha ido desvaneciendo. Lejos de fortalecer nuestra autosuficiencia, lejos de afirmar nuestra distintiva personalidad y de unirnos en una causa común, se ha ido socavando lo construido. Mucho peor, se ha inyectado mayor divisionismo, se han afectado gravemente las bases del sistema democrático y económico, se han menospreciado nuestros logros y se ha tratado de debilitar nuestra identidad. (…)

Pero los pueblos, como los hombres, tienen la capacidad de transformarse. (…) Yo tengo fe en el pueblo puertorriqueño. Conozco bien sus capacidades y sus posibilidades. Creo en la gran fuerza interna que tenemos en nuestro espíritu.

Por ello, hoy, como tributo a Luis Muñoz Marín, presento Diez Propuestas para Puerto Rico…”

La ex gobernadora pasó entonces a ennumerarlas: 1. Empleos como la primera prioridad; 2. Paz Social para Todos; 3. Educación al Servicio del Futuro; 4. Universidad de Puerto Rico Restaurada (“Propongo que la Universidad de Puerto Rico se restaure para que vuelva a brillar como el tesoro nacional que es para nuestro País”); 5. Cerrar la Brecha de la Pobreza; 6. Enfoque Preventivo al Crimen; 7. Reforma Legislativa (“Propongo una reforma total y abarcadora de la Legislatura de Puerto Rico”); 8. Afirmación Puertorriqueña; 9. Renovación del Estado Libre Asociado; y 10. Proyecto de País: Puerto Rico 2030.

La oradora terminó con una nota de optimismo: “Luis Muñoz Marín fue un gran maestro en el arte de inspirar. Luchó para que Puerto Rico buscara en sí mismo sus mejores cualidades (…); que este País pequeño diera lecciones grandes de democracia, de buen trato a las minorías, que fuera un modelo de superación. Y yo digo que esto todavía se puede hacer.

“Así lo hicimos una vez con el hombre más grande que haya dado esta tierra. Y así lo vamos a hacer ahora… Sin que nos tiemblen las rodillas. Sin que el temor nos nuble el entendimiento. Sin que la falta de arrojo nos impida hablar y actuar libremente por nuestra patria. Así nos ayude Dios.”

Estos dos excelentes discursos deben mover al Partido Popular a una profunda reflexión. Tanto Aníbal como Sila retan al actual liderato Popular a la acción: a formular propuestas concretas para los gravísimos problemas que enfrentamos y a hablarle al País con claridad y con fuerza. “¡Sin miedo!”, como diría doña Inés.

El PPD tiene que convertirse en un movimiento de renovación profunda, que aglutine a compatriotas de todas las condiciones e ideologías para crear un nuevo Puerto Rico. No puede darse el lujo de prescindir de líderes como Aníbal y Sila. Y tiene que hablarnos, repito, con claridad y con fuerza.

Porque, como decía San Pablo, “Y si la trompeta diere sonido incierto, ¿quién se preparará para la batalla?” Corintios 14, 8

%d bloggers like this: