EM

TRIBUTO A LUIS MUÑOZ MARÍN DIEZ PROPUESTAS PARA PUERTO RICO

In Luis Muñoz Marín, politica, Politics, Puerto Rico, Sila Maria Calderon on February 23, 2011 at 12:09 pm
Sila Maria Calderon, ex-gobernadora de Puerto Rico

Sila Maria Calderon, ex-gobernadora de Puerto Rico

Por: Sila María Calderón

21 de febrero de 2011

Hoy celebramos una vida excepcional. La figura cimera de todo un siglo de

historia. Luis Muñoz Marín fue un ser de ésos que pocas veces el destino regala a los pueblos. Recordamos al hombre que nos enseñó a soñar, a trabajar y a construir.

Que nos inspiró fe en nosotros mismos y profundo orgullo en lo que somos. Como resultado, los puertorriqueños comenzamos a derrumbar las murallas de la inseguridad, del miedo y de la timidez, las que nos limitaban como cercos

impenetrables. Con fuerza liberadora, impulsamos una obra extraordinaria. Y lo hicimos magníficamente bien.

Sin embargo, en los últimos tiempos, el País de nuestros anhelos se ha ido desvaneciendo. Lejos de fortalecer nuestra autosuficiencia, lejos de afirmar nuestra distintiva personalidad y de unirnos en una causa común, se ha ido socavando lo construido. Mucho peor, se ha inyectado mayor divisionismo, se han afectado gravemente las bases del sistema democrático y económico; se han menospreciado nuestros logros y se ha tratado de debilitar nuestra identidad.

Hoy, la actitud pequeña prevalece. En los últimos años, los políticos han dedicado más energía a achacar responsabilidades demagógicamente, que a gobernar bien. Vivimos una época de intolerancia, de confrontaciones y de ausencia de solidaridad. Las diferencias ideológicas y la política partidista nos tienen abrumados. Sencillamente, este pueblo no aguanta más.

En esta hora difícil y compleja, el ejemplo de Luis Muñoz Marín nos permite mirar hacia adelante con confianza renovada. Nos inspira el propósito firme de sacar fortaleza dentro de cada uno, para asumir responsabilidad y enfrentar, una vez más, nuestro destino como pueblo.

A mí no me queda duda que el rumbo presente de nuestra patria, no conduce al porvenir que desea la gran mayoría del pueblo. No tengo la menor duda. Y sé que ustedes tampoco.

¿Dónde estamos en el 2011? Nuestra querida Isla se sume cada vez más en un ambiente pesimista, en el cual el gobierno no parece funcionar; el desempleo es rampante; los agravios a las instituciones democráticas se llevan a cabo sin pudor; nuestra universidad ha estado, para todos los efectos, sitiada por más de dos meses; han ocurrido sobre 160 asesinatos atroces en lo que va del año; la violencia personal es la orden del día; nuestro mejor talento emigra masivamente en busca de mejor calidad de vida; las comunidades en desventaja pierden sus derechos adquiridos y desaparecen los servicios que propiciaban su autogestión; existen miles de casos de maltrato de niños sin atender; el nuevo plan de salud no arranca; los insultos y epítetos de parte de funcionarios públicos hacia la ciudadanía se hacen con pasmosa impunidad; se desmantelan las instituciones a diestra y siniestra; la Legislatura está al garete, profundamente politizada y legislando a su antojo, muchas veces sin vistas públicas y sin tomar en cuenta las opiniones de la minoría. Ahí es donde estamos en el 2011.

La sensibilidad, el diálogo, la compasión, el sentido de gobernabilidad que nos han caracterizado, se esfuman ante nuestros ojos. Pero los pueblos como los hombres, tienen la capacidad de transformarse.

De anhelar un mejor presente y un mejor futuro. En ese deseo por alcanzar su destino, los pueblos buscan incansablemente hombres y mujeres en quiénes cifrar sus esperanzas, en quiénes depositar su confianza. En un momento de nuestra historia se estimuló nuestra capacidad de soñar y de trabajar. Se puso a un País pobre, atribulado por la miseria y abatido por la injusticia, a pensar en un futuro distinto.

¿Y qué mejor momento que éste para imaginarnos una nueva transformación? ¡Qué mejor momento que ahora! Qué mejor momento para hacerlo que en el día en que conmemoramos el nacimiento de un hombre, que según sus versos, supo ahogar sus propios sueños para saciar los que le dormían en las venas de los hombres que sudaron y lloraron y rabiaron para sazonar su café – los sueños de tantos y tantos que vivían en extrema miseria en la primera mitad del siglo pasado.

Yo tengo fe en el pueblo puertorriqueño. Conozco bien sus capacidades y sus posibilidades. Creo en la gran fuerza interna que tenemos en nuestro espíritu. Por ello, hoy, como tributo a Luis Muñoz Marín, presento Diez Propuestas para Puerto Rico.

1. Empleos como la Primera Prioridad: El desempleo es el problema más apremiante, el número uno. No hay absolutamente nada más importante que la creación de empleos y prender nuevamente los motores de la economía. Propongo, en primer lugar, la configuración de un plan de desarrollo económico estratégico. Un plan que esté directamente dirigido a la creación de empleos.

Por un plan de desarrollo económico estratégico quiero decir un plan a corto, mediano y largo plazo con metas claras y articuladas, que se entiendan, conocido y aceptado por la mayoría del pueblo. Los trabajadores, los profesionales, las corporaciones, las entidades financieras, las cooperativas, los pequeños negocios, los comerciantes, las organizaciones sin fines de lucro, las microempresas, los servidores públicos, la Academia, los artistas, los agricultores, los consumidores; en fin, todos los componentes del desarrollo económico tienen que ser parte de la formulación de este plan. En este momento quiero aprovechar para expresar mi aprecio y mi admiración a los miles de servidores públicos que a diario llevan a cabo sus responsabilidades desprendidamente para el bienestar de nuestra población.

Ningún país puede moverse hacia el frente, si no tiene unos objetivos económicos precisos y medibles. Tampoco puede echar hacia adelante trastocando la economía fuera de un contexto coherente. La economía es el entrelazamiento de muchos factores íntimamente ligados entre sí. Se afectan unos a otros si las políticas públicas, más allá de los factores exógenos, no toman en cuenta los efectos que las acciones aisladas pueden tener en diferentes sectores.

Por ejemplo, la imposición del IVU en el cuatrienio pasado sin la simultaneidad de una reforma contributiva, fue un error garrafal. Como lo fue también el cierre del gobierno. Recientemente, los despidos masivos en el sector público, a la par con la gran pérdida de empleos en el sector privado, han contribuido, no sólo a una baja en el poder adquisitivo y a una merma palpable en los servicios públicos, sino a una disminución en la obra necesaria para una recuperación sostenible.

Peor aún, la contribución que se ha impuesto a las corporaciones foráneas ha causado un daño, quizás irreparable, a la credibilidad de Puerto Rico como destino de inversión. A esto se añade que no hay certeza de que produzca los recaudos que se supone genere este arbitrio.

La responsabilidad fiscal es esencial para el desarrollo económico. Sin embargo, el cuadre de las finanzas públicas no puede llevarse a cabo desatendiendo las necesidades de los hombres y mujeres que sufren en carne propia las desgracias de su situación en la vida.

Es imprescindible ampliar las bases productivas para incorporar a los sectores desventajados y así insertarlos en la economía formal. En esta formulación de desarrollo económico, las políticas públicas a favor de la creación y ampliación del capital nativo tienen que ser medulares. Como lo tiene que ser también insertarnos en la economía global a través de la innovación, las nuevas competencias y las colaboraciones locales e internacionales. Y más importante, creando y exigiendo nuevos incentivos, tanto locales como federales.

Los proyectos inconexos actuales, las alianzas público-privadas, la reforma contributiva y los fondos federales podrían ser alicientes, pero no constituyen un plan estratégico de desarrollo económico. Ese plan no existe. Y si existe, nadie lo ha visto. Tenemos que articularlo.

2. Paz Social para Todos: En segundo lugar, Puerto Rico clama con urgencia por paz social. Queremos un clima público de respeto, de inclusión y de sensibilidad. Ya está bien de tanto insulto, de tanta politización, de tantas decisiones tomadas por razones desconocidas y cuyo impacto causa dolor y sufrimiento a nuestra gente. ¡Ya está bien!

Propongo que exijamos participación ciudadana en el gobierno. La realidad es que el gobierno nos pertenece a todos nosotros y no a quienes lo dirigen. Propongo que personas representativas de toda la sociedad sean consultadas e incluidas en la articulación de las políticas públicas más importantes.

Propongo que el gobierno escuche. Deseo repetirlo, propongo que el gobierno considere otros puntos de vista. Como un ejemplo, entre tantos otros, me refiero al ofrecimiento, privado y formal, que hice por escrito al Presidente de la Universidad y a la Presidenta de la Junta de Síndicos, a mediados del mes de diciembre. Les ofrecí mediar en el conflicto estudiantil, al igual que la creación de un grupo tripartita para ello. Lo hice de buena fe, buscando colaborar en la solución de una realidad que ha tenido amargado a nuestro pueblo. Al día de hoy no he tenido ni un acuse de recibo a mis cartas, ni la cortesía de una respuesta. Señores, ¿en qué País estamos viviendo?

Hace dos semanas la Policía arrestaba estudiantes que hacían desobediencia civil. Mientras estaban en el suelo, esposados, les presionaban las carótidas para producirles un episodio vasovagal con las conocidas consecuencias, que van desde un desmayo hasta la muerte. A los pocos días, una mujer estudiante era tocada en forma impropia por un policía mientras la arrestaba, nuevamente por desobediencia civil. Sólo para mencionar dos ejemplos.

Todo esto es indignante, inaceptable e intolerable. ¿Cómo se permiten acciones como éstas, sin que se tomen medidas radicales contra quienes las perpetran? Así mismo se manejó la violencia contra los manifestantes en el Capitolio el año pasado. ¿Pero es acaso que nos hemos convertido en un estado policial? ¿Cómo se han consentido estos atropellos?

Encima, y para mayor agravio, se le hace una felicitación a la Policía en el Mensaje de Estado.

Señoras y señores, es fundamental hacer un esfuerzo enorme para trascender. Para ir más allá de la ordinariez cotidiana que nos agobia, que nos divide y que nos separa. Es fundamental encontrar entendimiento y voluntad en aquellos aspectos del ser nacional que todos compartimos. Es necesario que lo hagamos, porque Puerto Rico necesita respirar.

3. Educación al Servicio del Futuro: La educación es un puente para la superación de las iniquidades sociales y para la construcción de nuestra convivencia pacífica. Por ello, en tercer lugar, propongo que el sistema educativo público se transforme de arriba a abajo.

Propongo que con la ayuda de los mejores educadores del País, que los hay magníficos, y del exterior, se revise, desde sus fundamentos, el sistema escolar, partiendo de un análisis del actual. Para ello es imprescindible hacernos las siguientes preguntas: ¿qué puertorriqueños y puertorriqueñas queremos?, ¿qué puertorriqueños y puertorriqueñas necesitamos en el futuro? Nuestro sistema educativo debe estar fundamentado en unos principios y objetivos claros, de modo que las materias que se enseñan, y la manera en que se enseñen, tengan una base científica y filosófica.

Que se configure un sistema nuevo, para asegurar que los niños y niñas obtienen una educación de excelencia en las humanidades, en los estudios sociales, las ciencias y la matemática, y en sus responsabilidades ciudadanas. Un sistema que incluya atención particular a la educación especial y que además refuerce la educación vocacional.

Las escuelas, mis amigos y amigas, no existen en un vacío. Son parte de la comunidad y para la comunidad. El estudiante debe tener una razón para asistir al salón de clases. Sólo así podremos lidiar con uno de nuestros más grandes problemas que es la deserción escolar. Es fundamental establecer, de una vez y por todas, parámetros confiables para medir los resultados en el salón de clases y la efectividad de los maestros.

Un ejemplo excelente a emular es la Escuela Juan Ponce de León en Juan Domingo. En ella, la Dra. Ana María García Blanco ha llevado a cabo un experimento novel en el currículo de sus estudiantes que hace que asistan entusiasta y creativamente a sus salones de clases. La doctora García Blanco es una educadora que tiene mucho que enseñarle a Puerto Rico.

La escuela pública debe ser continua. Abierta en las tardes, no solamente para deportes, tutorías y actividades extracurriculares de los alumnos, sino para que los padres también puedan participar en cursos diseñados para su mejoramiento. Aquí debo decir que es imprescindible convertir la carrera del magisterio en una de distinción, incentivando a los mejores talentos que se incorporen a ella. Para esto, se requiere que las universidades se autoimpongan criterios más rigurosos al aceptar y certificar a los estudiantes de pedagogía. La capacidad de pensamiento crítico es el atributo más importante del ser humano. Para inculcarlo, necesitamos educadores de primera. El gobierno es responsable de hacer cumplir estas exigencias.

No podemos seguir postergando la tarea de dedicar mayor voluntad, creatividad y recursos a reformar de verdad nuestro sistema educativo. Conllevará brindar mejores condiciones de trabajo a los maestros, facilitar y exigir su continuo mejoramiento profesional, brindar énfasis tanto a las asignaturas principales como a las artes, deportes, y a la enseñanza de ética, integrándola a todas las asignaturas. La responsabilidad ética no es una materia. Es una forma de vida que debe permear la educación de los niños y los jóvenes.

A los estudiantes no sólo tenemos que educarlos, tenemos que formarlos como hombres y mujeres de bien, lo que es algo muy distinto a solamente instruirlos y enseñarles. Creo firmemente que ésta es una de las responsabilidades más solemnes que tiene el Estado. Y se tiene que cumplir.

4. Universidad de Puerto Rico Restaurada: Cuarto, propongo que la Universidad de Puerto Rico se restaure para que vuelva a brillar como el tesoro nacional que es para nuestro País.

Primeramente, es indispensable terminar de sacar a la policía de sus predios de inmediato. A todos y a cada uno de ellos. Ni un solo policía dentro de la Universidad de Puerto Rico. Segundo, si los dirigentes de la Universidad no tienen la capacidad, la credibilidad, ni la disposición necesaria para desempeñar sus obligaciones, hay que relevarlos de sus posiciones. Ya el Presidente renunció. Ahora hay que terminar el trabajo. La Junta de Síndicos no está bien dirigida y está altamente politizada. Esto es de conocimiento general desde el momento en que se alteró su composición, añadiéndole miembros a escondidas del pueblo. Se requiere un nuevo liderato para esta Junta, porque queremos y exigimos un proceso transparente para la designación del próximo presidente o presidenta.

Aprovecho para decir que aquéllos que han prohibido la libre expresión dentro de los predios de la Universidad, no entienden lo que es la democracia. En lo que a mí respecta: que se vayan también. Tercero, y lo más importante, la autonomía universitaria, que tradicionalmente se ha respetado, tiene que restablecerse. Significa cortar de raíz la intromisión indebida de elementos ajenos a sus procesos. Las decisiones de La Fortaleza, de la Policía, y sabrá Dios de qué ayudante o asesor externo, no pueden continuar interfiriendo en nuestro ambiente universitario. Más allá de las controversias, más allá de las disputas, esto no puede ser.

Un diálogo franco y genuino es vital para cualquier revisión de la Ley de la Universidad y así atemperarla a los tiempos, fortaleciendo aquellas  áreas de debilidad que propendan al conflicto e impidan la buena educación. Deseamos una ley orgánica, y no meras enmiendas a la existente. Una ley que conecte a la Universidad al país y que se ponga al día con las corrientes más modernas de la educación superior. La ley actual es jerárquica. La nueva tiene que ser profundamente democrática.

Es vital devolverle la Universidad a los universitarios. Y que sean ellos los que rindan cuentas al país de cómo se educan los hijos de Puerto Rico, que es el capital más importante y preciado que tenemos.

Y no quiero decir por esto revisar la ley universitaria para hacer de nuestra Universidad una más semejante a las americanas, como me pareció escuchar en algún momento. Al contrario, para hacer la Universidad más puertorriqueña, más fuerte y más nuestra.

5. Cerrar la Brecha de la Pobreza: La realidad de los que carecen y sufren es el tema más cercano a mi corazón. Nuestro País no puede progresar, ni echar hacia adelante, cargando en sus espaldas el peso del 46% de su población, viviendo y sufriendo en condiciones de pobreza. Mi quinta propuesta es que se restaure y fortalezca el Proyecto de las Comunidades Especiales y se añadan a los residentes de los residenciales públicos como sus beneficiarios.

Y para que quede claro, el Proyecto de las Comunidades Especiales es primordialmente un proyecto educativo, de apoderamiento, de fortalecimiento personal y de autogestión para la creación de empleos y microempresas. El estado más pobre de los Estados Unidos, que es Mississippi, tiene un 21% de sus habitantes viviendo bajo los niveles de pobreza. Puerto Rico tiene casi la mitad de su población, usando exactamente las mismas guías federales de medición. Pero mucho peor, Puerto Rico tiene el dudoso honor de tener uno de los coeficientes Gini más altos del hemisferio. El coeficiente Gini mide y compara la distribución de ingresos entre los diferentes sectores nacionales. Mientras más alto es el coeficiente Gini, menor es la proporción que llega a los más pobres y mayor es el nivel de desigualdad. En Puerto Rico el 20% más rico recibe el 59.9% del ingreso nacional bruto, mientras que el 20% más pobre recibe el 1.7%. Resulta increíble. Pero ésa es nuestra realidad. La realidad invisible que está escondida en nuestros campos y pueblos. También en nuestras ciudades.

A través del tiempo, desgraciadamente, dejamos de mirar, dejamos de sentir y dejamos de actuar. El progreso nos hizo olvidar. La verdad es que se nos ha dormido el alma. ¿Es acaso que no nos damos cuenta que ésta es una de las realidades más descarnadas de nuestro presente como pueblo? ¿Será que miramos, pero no vemos? ¿Será que oímos, pero no escuchamos? ¿O será que no nos importa?

Más allá del imperativo moral que individualmente podamos sentir sobre este serio problema, el interés personal y colectivo nos debe llevar a entender que la pobreza nos afecta a todos. Si queremos progresar económicamente, si anhelamos paz social, si deseamos aminorar la violencia, es imprescindible invertir tiempo, trabajo y recursos en la gestión de apoderar a los más necesitados para que asuman responsabilidad por sí mismos.

Es hora de volver a mirar la pobreza de frente. El desarrollo económico no se beneficia de ella, pues hace imposible la participación de este sector en la producción y evita su contribución al crecimiento. La sociedad entera, a la larga, paga los efectos y las consecuencias.

No es con dádivas, ni fondos regalados, que vamos a fomentar la superación personal de los más necesitados. Definitivamente no. Porque esas “caridades” hacen de los residentes en desventaja personas más dependientes, más inseguras y menos orgullosas de sí. Nuestro propósito debe ser brindar oportunidades, transformar a través de la educación, y fomentar la autoestima. La evolución personal se da solamente de adentro hacia afuera.

A los que se nos quedaron atrás es preciso darles la mano en el proceso de superación. Es una responsabilidad innegable y también inaplazable para el Estado y para los que hemos tenido la suerte de haber recibido los beneficios del desarrollo. Propongo que nos enrollemos las mangas para comenzar a cerrar la terrible brecha de la pobreza que existe en Puerto Rico.

Hoy tenemos con nosotros una representación de los residentes y los líderes de las Comunidades Especiales y residenciales públicos. A ellos les dedico este mensaje. Y a ellos les expreso lo que ya saben: ustedes son fuertes, son capaces, y son una voz que no la acalla nadie. Los verdaderos líderes comunitarios de Puerto Rico son ustedes, no importa los que otros digan. Son ustedes los que conocen a fondo sus comunidades, porque viven su realidad y trabajan día a día para lograr sus propósitos. A todos, mi felicitación y mi respeto.

6. Enfoque Preventivo al Crimen: En sexto lugar, propongo un enfoque integrado y comprensivo hacia la prevención del crimen en el País.

El crimen tiene raíces profundas, engarzadas en la grave desigualdad económica existente, en la droga, el vicio, los prejuicios de género, el desbalance mental y muchas otras razones complicadas. Urge una convocatoria seria a los mejores expertos en estas áreas para que se unan a las fuerzas de ley y orden y consideren implantar políticas radicales que vayan a atajar la violencia en sus causas y no en sus manifestaciones.

El gobierno ha propuesto una Alianza de Transformación Social. Todos quisiéramos que éste sea un esfuerzo sincero, sustantivo y de resultados.

Para ello es indispensable lograr una iniciativa inclusiva, con participación de los diversos sectores de opinión. No hay que tenerle miedo a las ideas divergentes. Al contrario, hay que acogerlas. Es obvio, que la Policía no es un instrumento suficiente para detener la ola de violencia que nos arropa. La educación, el desarrollo económico y la buena gobernanza son los tres baluartes para lograr estos objetivos. Si no los tenemos, no podemos aspirar a prevenir el crimen.

La violencia surge del descontrol del coraje y de la agresividad. Aquí existe mucho coraje y mucha agresividad. Producto, entiendo yo, del desempleo prevaleciente, de la falta de posibilidades, del inmenso abismo entre los que tienen y los que no tienen, de la desesperanza, de la polarización y del nefasto modelaje que nos brindan algunos políticos y personajes públicos en su comportamiento.

Sin embargo, la Policía podría hacer más si se le proveen los medios. Requieren con urgencia educación continuada en un programa estructurado y sostenido que se extienda más allá de su graduación de la Academia. Hay que enfocar en el problema de esclarecimiento de casos y destinar más efectivos para este propósito. Al igual, contar con la adecuada asistencia tecnológica para que los casos puedan prevalecer en corte. Recomiendo también que se explore nuevamente el establecimiento del Policía de la Comunidad.

En cuanto a la situación de la droga, debemos distinguir entre el drogodependiente, que es un enfermo, y el narcotraficante, que es el asesino de los hijos de nuestro país.

Me parece que el esfuerzo por medicar la droga es un paso en la dirección correcta, al igual que lo sería el ofrecimiento de más oportunidades a quienes no las han tenido, así como la educación preventiva a nuestros niños en forma consistente, por mencionar sólo algunas posibilidades. Los espacios de oportunidades para jóvenes de los Centros Sister Isolina Ferré y los programas de la Iniciativa Comunitaria del Dr. José Vargas Vidot, son modelos que necesitamos replicar en todo Puerto Rico.

El país quiere acostarse en paz. Los padres quieren confiar que cuando sus hijos salen, regresarán sanos al hogar. Y todos nosotros deseamos caminar seguros por las calles de nuestros pueblos. Y creo que tenemos derecho a ello.

7. Reforma Legislativa: Séptimo, propongo una reforma total y abarcadora de la Legislatura de Puerto Rico.

La politización, las constantes escaramuzas y las acciones personales de muchos de sus miembros requieren remirar con rigor esta Rama de gobierno. Es insoportable ya el espectáculo público que vemos a diario y que desvía la atención de las verdaderas obligaciones de nuestros legisladores. Además, la cantidad de proyectos de ley que se aprueban, que no persiguen un fin público real, es increíblemente absurda.

Se opacan aquellos legisladores, que al parecer son los menos, que trabajan concienzuda y desprendidamente en el cumplimiento de sus obligaciones. Los recursos que se malgastan en ambos Cuerpos y las actitudes de algunos de sus miembros, hacen imperativo un cambio total. No queremos más políticos de carrera. Propongo la eliminación del legislador a tiempo completo, abreviación del tiempo de las sesiones y la eliminación de toda compensación que no sea la dieta por acudir a su trabajo.

Con esto obtendremos una Legislatura que sólo estará en sesión cuando realmente tenga algo que hacer. Lograremos atraer al digno servicio legislativo a personas que de veras tengan vocación de servicio, pero que por su oficio, profesión o capacidad emprendedora, no necesiten vivir del gobierno. En otras palabras, atraeremos talento bueno y limpio a la Legislatura y alejaremos a los que viven de ella.

8. Afirmación Puertorriqueña: Los puertorriqueños tenemos innumerables motivos por los cuales sentirnos orgullosos. Somos un pueblo esforzado, creativo, un pueblo cálido y generoso, no nos rendimos ante la adversidad y tenemos un profundo sentido de identidad y amor por nuestra cultura. Por tanto, como octava propuesta, invito a un esfuerzo concertado, tanto oficial como privado, para afirmar lo que somos y fomentar orgullo en lo que somos.

Vamos a hacer un proyecto masivo y coordinado para propiciar nuestras mejores características y potenciar las muchas capacidades que tenemos. Me parece que lo necesitamos y sería de inmenso beneficio. Una autoestima saludable y vigorosa es un gran aliciente cuando se enfrentan retos colectivos como los que tenemos al presente.

Lo anterior conlleva un sentimiento real de aprecio legítimo hacia lo que somos. No se puede promover nuestra identidad y capacidades, entendiendo que no somos lo que somos. Somos puertorriqueños. El que no comprenda esto tiene un grave enredo de espíritu, como diría nuestro patriarca. Somos puertorriqueños y a la vez, ciudadanos norteamericanos. Ambas cosas cohabitan en nuestra

realidad personal y colectiva. Nuestro pueblo, por amplia mayoría, desea conservar la relación permanente con los Estados Unidos, al mismo tiempo valora su ciudadanía y se siente orgulloso de ella. Yo así también me siento. Vamos para la quinta generación que posee la ciudadanía norteamericana y que aprecia los principios de libertad y democracia de dicha nación. Pero ello no es incompatible con los que somos: puertorriqueños hasta lo más profundo de nuestro corazón. Por lo menos, yo lo soy. Y sé que la gran mayoría de nuestro pueblo también lo es.

Dos componentes de esa esencia puertorriqueña son nuestra valentía y nuestra capacidad de resistencia. Vamos a fomentarlas. Es esas características está nuestro futuro. Yo apuesto a que seguiremos valientes y resistentes y no acomodaticios y cobardes.

9. Renovación del Estado Libre Asociado: Lo anterior me lleva a mi novena propuesta. El tema de estatus se ha convertido en un elemento irritante y destructivo en nuestro devenir histórico. Propongo que lo reenfoquemos y que lo hagamos en unidad, a través de la convocatoria a una Asamblea Constituyente. Que lo hagamos nosotros y que lo comencemos aquí. No estaremos de acuerdo con las fórmulas, pero señores, tenemos que al menos estar acordes en cuanto al proceso. Un proceso de autodeterminación, que ante todo sea justo, abierto, moral y democrático.

De hecho, por no habernos puesto de acuerdo en el aspecto procesal y por las intervenciones político-partidistas en Washington, es que estamos a expensas de comités creados por los Presidentes norteamericanos. Estos comités han estado compuestos por funcionarios federales de segunda línea, en los cuales no hay miembros puertorriqueños, ni tampoco necesariamente se enfocan los verdaderos escollos de nuestro estatus actual.

Yo creo en el Estado Libre Asociado y en su capacidad de evolución. Que nadie lo dude. Soy estadolibrista. Reconozco, sin embargo, que dentro de esa relación política y económica hay áreas vitales que es necesario aclarar, modificar y transformar. También reconozco que en más de 50 años, ello no se ha podido lograr.

Esto no significa para mí, sin embargo, que debo impulsar, ni respaldar, una ruptura. Ni mucho menos una integración total, convirtiéndonos en un estado más de la nación norteamericana. Nosotros no estamos dispuestos a desaparecer. Aprendimos con Baldorioty que este pueblo ni se degrada, ni se suicida.

Aprovecho para decir que estoy en total desacuerdo con aquéllos que sostienen la teoría de que nuestro sistema político es el causante de los males sociales que se han ido desarrollando en Puerto Rico y de la situación económica del país. Eso no es correcto. Ha sido la traición a las ventajas ofrecidas por nuestro estatus y los esfuerzos por minar nuestra autoestima y promover la dependencia, los responsables de nuestros problemas.

Propongo que se esboce una visión clara de lo que deseamos para el Estado Libre Asociado del porvenir, y que con el voto mayoritario, y desde el poder, vayamos en pos de su realización. Nos tome el tiempo que nos tome. Porque los resultados en la vida se logran con claridad de objetivos, con persistencia y con perseverancia. Recordemos que una

enorme proporción de nuestro pueblo es de centro. No abandonemos ese centro en pos de quimeras, que suenan hermosas, pero que son disquisiciones teóricas y fantasías emocionales ajenas a nuestra realidad histórica, económica, social, e inclusive, geográfica. Y si hay duda, observen la trayectoria del independentismo. La ruptura soberanista que hoy se propone es lo mismo con otro nombre.

No es desde las minorías políticas que se va a resolver este asunto trascendental para nuestra vida colectiva. Óiganme los que hoy consideran inscribir partidos nuevos. Con respeto a algunos de mis amigos, yo les digo: es sólo desde las mayorías robustas y poderosas que se logran objetivos nacionales. Están cometiendo un gravísimo error.

Y no creo tampoco que ésa sea la ruta por la cual queremos caminar los estadolibristas. Al contrario, queremos seguir luchando, exigiendo nuestros derechos con seguridad, con firmeza y con ecuanimidad para construir, de cara al futuro, una nueva relación político-constitucional con los Estados Unidos. Cimentada esta relación en una autonomía digna y en las bases fundamentales del consentimiento mutuo y de la ciudadanía como vínculo jurídico indisoluble entre Puerto Rico y los Estados Unidos de América.

10. Proyecto de País: Puerto Rico 2030: Finalmente, propongo un Proyecto de País que trace objetivos para nuestra patria en todos los renglones de su vida colectiva. Lo he llamado Puerto Rico 2030.

Propongo que desarrollemos una visión dentro de la cual se enmarquen nuestras políticas públicas, nuestros objetivos, nuestros proyectos y nuestros programas. Una visión que describa el País que aspiramos para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

Una visión que se configure en solidaridad y con entendimiento del pluralismo en que vivimos. Una visión que marque el rumbo y lo haga con realismo, y sobre todo, sin complejos. Por mucho tiempo la autocrítica exagerada y el negativismo se han apoderado de nuestra gente. El pesimismo se ha regado como pólvora y el sentido de impotencia reina en casi todos los sectores. Hemos adoptado una forma de pensar poco profunda y fragmentada, que le resta ánimo a nuestras capacidades de echar hacia adelante Ya es hora de borrar y de empezar en limpio.

Propongo una visión a 20 años que esboce con relativa precisión dónde deseamos estar en las áreas más importantes para nuestro desenvolvimiento como pueblo. En el desarrollo económico y social, en educación, en tecnología, en la protección de nuestro ambiente, en el rescate de las ciudades y los espacios públicos, en la autonomía de nuestros municipios, en el fortalecimiento y las oportunidades para los más necesitados, en vivienda, en salud, en el apoderamiento de la mujer, en el respaldo a los discapacitados, a las personas de mayor edad, los veteranos y otras minorías. Una visión que delinee cómo sacarle el máximo a nuestras fuerzas productivas y a la ampliación de los mercados para nuestros productos y servicios. Una visión que tome en cuenta la diáspora puertorriqueña, esos más de 4 millones de hermanos y hermanas con quienes podemos tener una relación mutuamente beneficiosa y mucho más fructífera que la que hemos tenido hasta el presente. Aquellos puertorriqueños y puertorriqueñas, que aunque lejos, nunca han tenido duda de lo que son: boricuas.

Existe una magnífica iniciativa conocida como Agenda Ciudadana, desarrollada por una entidad privada, que ya ha realizado un trabajo en esta dirección. Yo quisiera que el Proyecto para Puerto Rico naciera de grandes consensos. Propongo que una vez enunciado y aprobado, se legisle para darle continuidad a través del tiempo y así evitar la improvisación constante y la interrupción partidista de iniciativas gubernamentales que son positivas para los puertorriqueños. Por la vital importancia de este tema, algunos países han llevado a cabo enmiendas constitucionales para darle validez y permanencia a sus visiones. Este sería nuestro proyecto de País. Si otros países lo han hecho exitosamente, nosotros podemos hacerlo también.

Estas son las Diez Propuestas para Puerto Rico que presento hoy como tributo a Luis Muñoz Marín. Cuando en la década del ’30, él sintió en su alma la pesadumbre de su pueblo, fundó un movimiento que tenía como norte la justicia y la paz social, la creación de empleos y la unión permanente con Estados Unidos. ¿Dónde están los hombres y mujeres que como Muñoz en sus tiempos, Puerto Rico necesita hoy? ¿Dónde están los valientes que con audacia den un paso y digan ¡Ya está bien! ¡Hasta aquí llegamos! ¿Dónde están las ideas alternas que levanten las ilusiones de este pueblo cansado, deprimido y atribulado? ¿Hasta cuándo vamos a estar oyendo sobre las ambiciones políticas personales de aquel o más cuál? Lo que queremos oír es cómo se propone gobernar a Puerto Rico.

Porque cuando un pueblo está desolado, dolido y amedrentado en busca de una luz al final del camino, el peor pecado es el silencio. El peor pecado es no indignarse. El peor pecado es no dar un paso al frente. El peor pecado es configurar estrategias que busquen proteger la vulnerabilidad personal y la supervivencia política individual.

Señoras y señores, ¿dónde están los hijos y las hijas de Muñoz, los componentes de la organización política y social que él fundó? ¿Es que no nos damos cuenta que ese movimiento no se creó como una máquina para ganar elecciones o para ofrecer trabajos a sus integrantes? El gran instrumento que Luis Muñoz Marín organizó, dejando al lado sus sueños más preciados, se creó para hacerle justicia al pueblo puertorriqueño, para generar empleos, para que la democracia y el respeto prevalecieran, para que pudiera existir un centro en el cual encontrarnos como hermanos que somos. En otras palabras, se creó para gobernar y para gobernar bien.

El espíritu con el que se realizaron las hazañas que llevaron a cabo los hombres y mujeres que siguieron y acompañaron a Luis Muñoz Marín, conserva una vigencia extraordinaria todavía. La decencia y la pulcritud en el gobierno son elementos esenciales que nunca pasan de moda. Revivir esos principios y estilos que guiaron su desempeño en la vida pública, es el mejor honor que podemos rendirle.

Hoy vivimos en otro Puerto Rico. Un Puerto Rico que no se asemeja en nada al de hace 70 años. Son otras las realidades, otros los paradigmas, otras las aspiraciones y otros los problemas y los retos. Vivimos en un mundo globalizado, altamente tecnológico y en el cual la economía del conocimiento es la fuerza motriz. Por ello, es imprescindible pensar creativamente dentro de la realidad del año 2011. Para hacerlo, hay que poner al día las bases y propósitos del movimiento de Muñoz.

Señoras y señores, gobernar no es un ejercicio impávido del intelecto, basado en inmutables premisas ideológicas que arrasan con las realidades de un pueblo. No señor. Gobernar es un ejercicio del alma, donde el amor profundo hacia un pueblo se traduce en políticas públicas que aspiran a mejorar la vida de sus integrantes con la flexibilidad, la inclusividad y también el carácter que el respeto a ese pueblo obligan.

No se trata esto de sentarse fríamente a menospreciar a aquellos que piensan diferente o son diferentes. Se trata, al contrario, de acoger con responsabilidad y apertura a los, que siendo diferentes, tienen aspiraciones legítimas a ser escuchados y acogidos.

Lo anterior no significa debilidad, desgobierno o violaciones de ley. Significa gobernar con pasión, y a la misma vez, con compasión. Significa un buen gobierno que trata de entender, y que acoge con sensibilidad a aquéllos que más lo necesitan. Y sobre todo, que actúa para hacer más felices a sus ciudadanos.

Luis Muñoz Marín fue un gran maestro en el arte de inspirar. Luchó para que Puerto Rico buscara en sí mismo sus mejores cualidades, que sacara al mundo lo mejor de sí. Buscó siempre que este País pequeño diera lecciones grandes de democracia, de buen trato a las minorías; que fuera un modelo de superación. Y yo digo que esto todavía se puede hacer.

Así lo hicimos una vez, con el hombre más grande que haya dado esta Tierra. Y así lo vamos a hacer ahora. Así lo vamos a hacer. Sin que nos tiemblen las rodillas. Sin que el temor nos nuble el entendimiento. Sin que la falta de arrojo nos impida hablar y actuar libremente por nuestra patria.

Así nos ayude Dios.

%d bloggers like this: